¿Cómo son los préstamos para hacer reformas en casa?

reformas-casa

La reforma de la vivienda es uno de los aspectos que más incidencia tiene en las cuentas de la economía doméstica. Planificar las obras que se van a realizar es básico, como lo es también calcular un presupuesto capaz de cubrir todas las contingencias posibles, puesto que en estos casos el coste final puede ser más elevado del que se preveía inicialmente, de ahí la importancia de empresas como reformas madrid, que aseguran una profesionalidad máxima.

La concesión de préstamos personales es una de las vías que sirven para la financiación de estas obras de reforma, dado que otras de las opciones tradicionales, la ampliación de la hipoteca, está cada vez más descartada.

La importancia de escoger un buen préstamo

Aun así, hay que tener en cuenta una serie de aspectos a la hora de optar por uno u otro préstamo bancario, como destaca el portal tucasa.com, puesto que cada uno de ellos puede reunir una serie de requisitos y particularidades que pueden encarecer su devolución.

Muchas entidades ofrecen créditos destinados de manera específica a conceptos relacionados con la reforma de la vivienda. Los intereses, las comisiones y la exigencia de vincular el crédito a otros productos (nóminas, seguros) influyen a la hora de pedir un tipo de préstamo u otro.

Factores a tener en cuenta

    • Intereses: Generalmente suelen ser a tipo fijo y oscilan en una horquilla de entre el 4,95 y el 7,75%, si bien el más habitual es que sean de un porcentaje cercano al 6%. Algunos -aunque los menos- pueden tomar como referencia el Euribor, que está descendiendo hasta sus tasas más bajas de la historia.
    • Comisiones: A la hora de pedir un crédito o préstamo por reformas al piso o vivienda, es fundamental conocer las comisiones por apertura. Algunas entidades no las aplican, pero otras sí, con un porcentaje que habitualmente solo ser del 1%, aunque también pueden ser superiores: 2% y 2,25%. También es conveniente saber si hay comisiones de cancelación.

  • Vinculaciones: Son los requisitos que puede exigir la entidad bancaria a la hora de conceder el crédito. Como suele pasar en el caso de los préstamos hipotecarios, el banco puede requerir que la concesión del capital esté unida a la contratación ineludible otros productos, como la domiciliación de la nómina, la apertura de un plan de seguros o la adquisición de una tarjeta de crédito. Varias entidades pueden rebajar sus intereses a condición de firmar estas condiciones.
  • Cantidades: De manera habitual, el capital financiado se mueve entre los 15.000 y los 75.000 euros. Es recomendable tener claro qué trabajos son los que se realizaron, así como tener una idea aproximada de los presupuestos, de forma que el crédito que se solicite sea único y no diversos.
  • Plazos: Cuanto más largo sea el plazo para la devolución del dinero, más pagará el cliente en concepto de intereses. Un consejo suele ser el de elegir unas cuotas mensuales relativamente altas, puesto que de este modo se reducirá el plazo de reembolso y se abonarán menos intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *