¿Es el momento de comprar o alquilar?

viviendas

Después de unos años en los que la crisis económica ha afectado a todos los sectores, ahora que nos empiezan a vender que se ven brotes verdes, vuelve a surgir la mítica pregunta sobre si es mejor comprar o alquilar un piso. Si bien es cierto que en España la gente ha tendido a pensar que alquilar era una manera de “tirar el dinero”, a diferencia de la tendencia generalizada en el resto de Europa, parece que la falta de liquidez ha aumentado la demanda de alquileres.

De todos modos, la diferencia entre el precio de un alquiler y las mensualidades de una hipoteca siguen sin diferir en demasía, de manera que la gente suele optar por lanzarse a la piscina y hacer una compra. Lo cierto es que eso puede llevar a problemas de impago si las condiciones generales empeoran, como sucedió a partir de 2008 con la llegada de la crisis. Familias que ingresaban dos sueldos decentes se han visto en el paro de larga duración y han tenido que acabar desahuciados ante la falta de liquidez para afrontar los pagos de la hipoteca.

Una buena solución para evitar ese tipo de problemas es el alquiler, ya que permite la posibilidad de ir a casa de un familiar o amigo en caso de que la situación se ponga fea. Sin embargo, esa idea generalizada de que la compra es más beneficiosa a la larga ha causado estragos a muchas familias que acaban en la calle.

En la situación actual, parece que está aumentando el número de ventas inmobiliarias, como consecuencia de la recuperación económica en algunos sectores de la sociedad. Los precios han tocado fondo y es más que previsible que en los próximos meses vuelvan a subir, aunque no tanto como en los años de la burbuja inmobiliaria, donde era un auténtico descontrol entre la cantidad de viviendas que se construían y las escasas exigencias de los bancos para conceder hipotecas.

Además, España sigue siendo un país fiel a su tradición de ofrecer pocos pisos en alquiler, y tan solo el 20 % de viviendas pueden arrendarse. También ha influido en los últimos años el movimiento okupa, y una legislación que apenas protege al propietario en caso de que se meta un desconocido en tu piso vacío. De todos modos, es cierto que la demanda de alquiler ha aumentado y las páginas web de búsqueda de viviendas afirman que hay más interés en alquiler que en compra a día de hoy. Optar por el alquiler sigue siendo la única opción económicamente asequible para muchas familias, debido a la inseguridad laboral actual y el gasto de los ahorros que tenían durante estos años tan difíciles que hemos pasado. La compra de una vivienda implica también un desembolso inicial mayor con la entrada de la casa, que normalmente equivale a un 35 % del valor total de la hipoteca. Por eso, a no ser que recibas ayudas de familiares o amigos, es difícil poder hacer frente a semejantes cantidades de dinero.

Así las cosas, parece que es un buen momento para que las clases pudientes se lancen a la compra de viviendas, mientras que las familias con menos recursos tendrán que seguir conformándose con el alquiler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *